Nairo Quintana decidió renunciar a su participación en la Vuelta a España para defenderse de la sanción de la UCI.

“No tengo cabeza, el cuerpo no está para hacer la competencia. había dicho que iba a hacer la Vuelta a España, pero no. No me encuentro en condiciones y prefiero retornar a casa para organizar y preparar mi defensa sobre la notificación que me llegó y demostrar que no tengo ningún problema”.

Con estas fases en un video el pedalista boyacense Nairo Quintana anunció la mañana de este jueves 18 de agosto que renuncia a participar en la 77 edición de la Vuelta a España que comienza Mañana y para la que Nairo ya estaba listo y habilitado para la partida.

Aunque este miércoles había confirmado que iba a formar parte del pelotón de la Vuelta, tras conocer el comunicado de la Unión Ciclista Internacional (UCI) que lo descalificaba del Tour de Francia 2022 por «infringir la prohibición del uso del tramadol» en competición, la cantidad de inconsistencias que encontraron en el proceso que llevó a la sanción, les da la posibilidad a los apoderados del pedalista de presentar una defensa sustentada.

La UCI comunicó que el colombiano en los análisis de dos muestras de sangre proporcionadas por el ciclista los días 8 y 13 de julio durante el Tour de Francia 2022 revelaron la presencia de tramadol y sus dos metabolitos principales. De acuerdo con las reglas médicas de la UCI el corredor está descalificado del Tour de Francia 2022.

Esta decisión podrá ser apelada ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) dentro de los próximos 10 días.

Y precisamente para esto, para alistar su defensa, solo tienen un poco más de una semana y desde luego que Quintana vio que no podía estar en ambas partes, por lo que decidió concentrarse en su defensa, no solo para mantener su posición en el ranking de la UCI luego de los puntos obtenidos que le dieron el sexto lugar en el reciente Tour de Francia, sino para limpiar su nombre.

A medida que avanzan las horas se van conociendo inconsistencias y hasta abusos en el proceso que llevó al anuncio de la descalificación por parte de la Unión Ciclística Internacional al pedalista del Arkéa y ya hay portavoces que aseguran que se pudo tratar de una estrategia para sacar a Quintana de la competencia ibérica, como efectivamente acaba de ocurrir.

Debe quedar claro que no se trata de un caso de doping, pero el tramadol es un analgésico prohibido desde el 1 de marzo de 2019 para proteger la salud y la seguridad de los ciclistas ante los efectos secundarios de esta sustancia.

En el mismo comunicado, el colombiano anuncia su intención de volver al calendario de carreras al final de la temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.