Un rayo en Samacá y otro en Motavita dejan a dos campesinos muertos y otros cuatro heridos.

Sandra Mireya Larrota Espinosa, en Samacá y Eutimio Hurtado Alvarado, en Motavita fueron las dos víctimas mortales por las sendas descargas eléctricas que cayeron la tarde de ayer en medio de la fuerte lluvia.

El primer caso se registró cerca de la 1:30 de la tarde en la vereda Páramo Centro sector Llanito, a unos 20 minutos del casco urbano, del municipio de Samacá donde la joven de 31 años se encontraba trabajando en un cultivo cuando al parecer para resguardarse de la fuerte lluvia que caía se arrimó bajo un árbol y minutos después cayó un rayo que la impactó.

Sandra Mireya Larrota Espinosa tenía 31 años de edad, era madre soltera, y residente en la vereda Guantoque de Samacá, fue llevada al hospital a donde ingresó a las 2:00 de la tarde al hospital Santa Marta sin signos vitales y con una quemadura en área de la región cervical derecha de la piel y cuero cabelludo.  

El cuerpo fue pasado a la morgue del hospital Santa Marta y anoche se esperaba su traslado a Medicina Legal para realizar la respectiva necroscopia.

El segundo caso se registró cerca de las 3:00 de la tarde cuando un hombre, dos mujeres y un niño que se encontraban sacando papa en un cultivo ubicado en el sector El Crucero de la vereda Sotepanelas del municipio de Motavita se arrimaron bajo un árbol de pino en el que minutos más tarde cayó un rayo que les causó graves heridas y que terminó con la vida del señor Eutimio Hurtado Alvarado, de 64 años de manera instantánea.

El hombre vivía en la misma vereda, a unos 10 minutos de donde fue el accidente, deja una esposa y cuatro hijos todos adultos y vivía con dos de sus nietos. Ayer mismo, fue trasladado a Tunja a Medicina Legal, para la respectiva necroscopia.

Junto al labriego se encontraban otro hombre de 68 años, dos señoras de 37 y 51 años al igual que un niño de 12 años, quienes según el reporte del hospital ingresaron a las 15:22 p.m., 15:58 p.m., 16:03 p.m., 16:40 p.m. al servicio de urgencias heridos por descarga eléctrica (rayo).

“Un paciente masculino 68 años, con quemadura por rayo grado I en tórax e hipertensión arterial no controlada; una paciente femenina 51 años, con pérdida de conciencia dolor retroesternal quemadura en área infraescapular izquierda en manejo de control de síntomas y evolución clínica. También una paciente femenina 37 años con lesión por quemadura por rayo grado II en dorso y dolor en miembros inferiores”, explica un comunicado firmado por el gerente Yamid Noe Hurtado.

Con respecto al niño de 12 años, según el centro asistencial entró hemodinamicamente estable, consciente, sin déficit motor ni sensitivo, con signos vitales dentro de metas, sin signos de bajo gasto, sin compromiso motor ni sensitivo y quien fue pasado al área de reanimación, con monitorización continua, en manejo y seguimiento por pediatría y cardiología pediátrica.

El hecho fue atendido en el sitio en el que se presentó, por el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tunja, la Cruz Roja y el Grupo Scout Hunzahúa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.