La Selección Colombia femenina dejó la piel, pero cayó 1-0 con Brasil en la final de Copa América

Este sábado, en la ciudad de Bucaramanga, la fiesta se quedó a medias, ante el triunfo de las brasileñas en un duelo parejo y luchado hasta el final.

La Selección de Brasil venció este sábado 1-0 a su similar de Colombia y se quedó con el título de la Copa América femenina 2022, en la cancha del estadio Departamental Alfonso López, de la ciudad de Bucaramanga.

El imbatible equipo que dirige la sueca Pia Sundhage terminó el torneo con una racha de seis partidos ganados de igual cantidad disputados, en los que anotó 20 tantos y no recibió ninguno.

Las colombianas lucharon de principio a fin, no se amilanaron, dejaron el alma hasta el final; pero en el primer tiempo un penalti bien ejecutado por parte de Debinha, al minuto 39, les sirvió a las auriverdes para alzar el máximo trofeo.

De nada valieron los remates de Catalina Usme, de Lorena Bedoya, el empuje de Daniela Montoya, los intentos de Mayra Ramírez o las luces que quiso dar Leicy Santos o las gambetas de Linda Caicedo. Tampoco contó el apoyo de los hinchas colombianos, que llegaron masivamente a las tribunas del escenario deportivo, siempre alentaron y acompañaron a las dirigidas por el profesor Nelson Abadía.

Además de enfrentar a unas contrincantes difíciles, la Canarinha tuvo que lidiar con la multitud de aficionados colombianos que llenó las tribunas del escenario deportivo y que al grito de «Sí se puede» apoyó a las cafeteras, que soñaban con ganar el torneo continental por primera vez en su historia.

Al final, fueron las brasileñas las que salieron ganadoras, las que celebraron y se llevaron el trofeo. Para Colombia quedaron como premios la clasificación al Mundial de 2023 y a los Juegos Olímpicos de 2024.

En los minutos finales, pese al desgaste y al cansancio, las anfitrionas se volcaron al campo brasileño y buscaron el empate como pudieron, pero las dirigidas por Sundhage aguantaron bajo la sombra de las centrales Tainara y Rafaelle, que lograron apagar casi todos los incendios provocados por la habilidad de Caicedo y la creatividad de Santos.

La jueza argentina María Laura Fortunato pitó el final del partido y Sundhage, su cuerpo técnico y las jugadoras estallaron en júbilo porque en Bucaramanga consiguieron su octavo título de la Copa América, que se suma a los logrados en 1991, 1995, 1998, 2003, 2010, 2014 y 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.