Fuerte invierno tiene al borde del colapso al Occidente de Boyacá

Es tan grave la situación que mañana el Gobernador estará en la Unidad Nacional para Gestión del Riesgo presentando el informe de lo que está ocurriendo en el Occidente del departamento, buscando ayudas para los damnificados, pero primordialmente maquinaria y financiación para la reconstrucción de puentes y vías.

Solo en el municipio de Briceño son siete puentes afectados, en Pauna tres y así en cada uno de la mayoría de las quince localidades que integran la provincia del occidente de Boyacá, donde en total unos 25 puentes de alta importancia para la región, están bien afectados a causa de su tiempo de servicio y la fuerte ola invernal.

El Gobernador y su equipo adelantaron ayer una visita de verificación a la zona, encontrando que en 11 de los 15 municipios de esta provincia, se tienen afectaciones graves en puentes, vías y otra infraestructura de servicio en la región.

“Todos los municipios tienen afectaciones, unos más que otros, pero todos tienen obras de infraestructura afectadas que demandan un altísimo costo económico que ni el municipio, ni el departamento están en capacidad de poder enfrentar y por eso necesitamos del apoyo del Gobierno nacional”, dijo Ímer Murcia, representante de los alcaldes de Occidente para la reunión que tendrán este viernes en Bogotá.

Visitar puntos críticos en Briceño y comenzarán en Pauna, donde se hará una visita, luego a Maripí, en la quebrada La Rocha, además en Muzo, revisando los puentes que conectan a Muzo Quípama y de igual manera en Coper.

La situación obligó a que todo personal de la Secretaría de Infraestructura departamental, liderados por su titular Elkin Rincón, se trasladara a despachar desde esta región y ya se estudia la posibilidad incluso de decretar una calamidad pública departamental.

Comenzamos en Caldas y luego nos dirigimos hacia el sector de Piedra Gorda y solo en ese recorrido identificamos seis puentes muy afectados, pero también hay problemas con deslizamientos y colapso de vías como por ejemplo en la vía principal a Briceño, que ya quedó fuera de servicio y se ha tenido que habilitar una vía antigua.

“Se han dañado construcciones, vías, cultivos, se han afectado animales, la lluvia no para y nosotros como gobierno no tenemos ya cómo más operar, porque en otras zonas del departamento también hay emergencias, es que ya tenemos 29 municipios con emergencias a causa de la ola invernal”, dijo el gobernador Ramiro Barragán.

Ahora el paso es definir acciones pequeñas, medianas y grandes con los alcaldes, secretarios de Planeación y ayudar para que haya transitabilidad en toda la región, en la medida de lo posible.

Desde esta mañana, la Secretaría de Infraestructura lidera una mesa de trabajo en Pauna y de allí saldrán a hacer una serie de visitas técnicas en diferentes sectores de ese municipio y de localidades vecinas como Pauna, Maripí, Muzo, Borbur, Coper y Buenavista.

Gran parte de la maquinaria del departamento ya fue llevada al occidente y se encuentra trabajando allí desde hace semanas en Pauna, Briceño, Coper, Muzo, Maripí, Buenavista y ahora con mayor presencia del equipo de la Secretaría de Infraestructura, en puentes críticos y colapsados en esta región. “Se desplazará más maquinaria para el occidente y el Gobernador anunció el envío de más combustible para la maquinaria, pero además en la evaluación estamos haciendo el informe para ver qué acciones se van a tomar a corto, mediano, y largo plazo”, aseguró Elkin Rincón, el secretario de Infraestructura de Boyacá.

Fuente Siete Días

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.