Alertan sobre la reaparición de captadoras ilegales de dinero o ‘pirámides’ en Boyacá

La Gobernación del departamento se suma a la campaña de la Superintendencia Financiera para evitar que los ciudadanos sean timados con esas prácticas fraudulentas.

Un llamado a la población del departamento hizo la secretaria de Gobierno de Boyacá, Elided Ofelia Niño Paipa, para que desconfíe de negocios que le prometan ganancias exorbitantes, no razonables y no derivadas de negocios comprobables.

La advertencia la realizó la funcionaria en razón de que han reaparecido en el país, y Boyacá no es la excepción, las captadoras ilegales de dinero, conocidas como pirámides.

Desde el Gobierno nacional, la Superintendencia Financiera de Colombia viene adelantando una campaña para brindar información y recomendaciones a las autoridades municipales y a la ciudadanía en general acerca de algunas actividades financieras ilegales y/o defraudatorias que se están presentando en el territorio nacional.

Con el eslogan ¡No se deje engañar… de eso tan bueno no dan tanto!, la Superfinanciera está desarrollando

jornadas de prevención, en las que se abordan temas generales de lo que significa captar dinero del público, advertencias y recomendaciones respecto de ofrecimientos e invitaciones a entregar sumas en negocios en los que se configuran los supuestos de captación ilegal o actividades no autorizadas entre los que se encuentran: los esquemas ilegales de captación como ‘pirámides’, la promoción de entidades del exterior que adelanten sin autorización actividades en el mercado de valores, incluido el Forex, los falsos prestamistas y algunas ofertas defraudatorias de inversión en activos virtuales o de otras categorías que pueden generar fraude a la ley.

“Siempre consulte antes de entregar su dinero y valide si se trata de una entidad vigilada por la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC), o por la Superintendencia de la Economía Solidaria. No olvide que los esquemas piramidales por lo general cumplen al inicio con los pagos prometidos a algunos participantes con recursos de las mismas personas que se vinculan, con lo cual buscan generar confianza en el esquema; el riesgo de perder sus recursos es muy alto y si logra alguna devolución, es probable que sea a costa del dinero que otros pierdan”, dijo Niño Paipa.

Explicó que la captación ilegal es un delito, por tanto, participar en dicha actividad les puede traer sanciones penales, por lo que recomendó no aceptar ofrecimientos para promover invitaciones a otras personas con el fin de que estas se vinculen a esquemas piramidales de captación, en las que se ofrezca un bien o servicio real como contraprestación.

“No se ilusione por ofrecimientos de altos rendimientos sobre su dinero. Recuerde que la actividad financiera, aseguradora y del mercado de valores donde se capten, administren o se inviertan recursos del público, solo puede ser desarrollada por entidades autorizadas por la SFC. Sospeche de promesas de rendimientos exorbitantes en las que no exista realmente la comercialización de un bien o de un servicio. Recuerde que, de eso tan bueno, no dan tanto”, recalcó la secretaria de Gobierno.

También advirtió sobre los falsos prestamistas que promocionan el otorgamiento de créditos que no son vigilados por la SFC, e invitó a los ciudadanos a que cuando requieran servicios o productos financieros, como créditos, consulten previamente si la entidad es vigilada por la SFC. Pidió no creer simplemente en los anuncios del supuesto prestamista, pues algunos indican que son vigilados por la SFC sin serlo.

“Sea desconfiado y sospeche de esas ofertas de préstamos en las que le prometen desembolsar dinero sin cumplir mayores requisitos y por montos que superan considerablemente el valor del crédito que está solicitando. Bajo ningún argumento entregue, deposite, gire, consigne o transfiera dinero como requisito para que le desembolsen un crédito y menos si se hace a favor de personas naturales”, recalcó la funcionaria.

Manifestó que los falsos prestamistas o falsos vigilados nunca cumplen las promesas de entregarle un crédito y que, para ganar la confianza de la gente, suministran información falsa, suplantan documentos y nombres de autoridades o sociedades legalmente constituidas, generalmente para obtener el desembolso de dinero antes del otorgamiento del crédito, con cualquier pretexto, entre estos para la constitución de supuestas garantías o trámites.

“Recuerde que la Superintendencia Financiera de Colombia no avala, no recomienda ni exige requisitos ni documentos a particulares para que realicen operaciones comerciales de inversión o de crédito”, indicó Ofelia Niño Paipa.

FUENTE: Boyaca7dias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.