El mejor operador de maquinaria pesada de Colombia es un boyacense, egresado del Sena Boyacá.

El próximo reto de este boyacense es vencer en el Suramericano de Brasil, para competir en el mundial de los Estados Unidos.

Un egresado del Centro Minero del Sena, en Sogamoso, se convirtió en el campeón del ‘Global Operator Challengue’ Colombia, evento de Caterpillar que se celebró en el municipio de Cota, Cundinamarca.

Él es Nelson Mauricio Márquez Torres, nacido en el municipio boyacense de Corrales y quien se quedó con el título del mejor operador de maquinaria pesada del país.

Este triunfo lo logró tras derrotar a 128 competidores, con lo que se ganó el derecho a representar al país en el Suramericano de Brasil, que se llevará a cabo el próximo 27 de octubre.

Allí deberá competir con los mejores operadores de maquinaria pesada de Chile, Perú, Ecuador, Venezuela, Bolivia y el país anfitrión.

Nelson Mauricio Márquez Torres trabaja actualmente en la empresa Holcim, donde se desempeña como operador en mina. Se dedica a manipular excavadoras, cargador frontal, camión minero rígido articulado y el tractor sobre orugas, entre otros equipos.

Este boyacense, de 32 años de edad, es consciente de los peligros de su trabajo, una actividad de riesgo grado 5.

“Hay que ponerle mucho cuidado a la formación, ya que las habilidades llegan con la disciplina, y se debe tener pasión por estos equipos. Recuerdo con mucho cariño las enseñanzas de mis instructores en el Sena: en esa época nos tocaba con simuladores electro-hidráulicos, ahora los simuladores son virtuales”, afirma Mauricio.

Su padre también operó maquinaria pesada y desde niño Nelson Mauricio lo acompañaba al trabajo, donde desde una distancia segura se emocionaba al ver cómo su progenitor manejaba esas monstruosas máquinas con potentes motores.

Eso lo inspiró para aprender este trabajo, y la oportunidad llegó con el Sena, en donde recibió el fundamento de la mano de sus instructores. Uno de ellos, Eduardo Socha, lo recuerda como un aprendiz sobresaliente, disciplinado, con muchas aspiraciones.

Hoy es quien lo prepara en su ‘entrenamiento’ rumbo al Suramericano de Brasil. En esta clase de competencias se evalúa el conocimiento y la experiencia adquirida en cientos y miles de horas de práctica.

El jurado califica desde la forma en que el operador asciende y desciende de la máquina hasta su destreza y reacción frente a las diferentes situaciones que se presentan. Es todo un espectáculo verlos maniobrar abriendo zanjas, haciendo movimiento de tierra o en actividades de alta precisión, como jugar fútbol o golf con una máquina de varias toneladas de peso.

Pero tal vez el mayor reto es el día a día, donde se les ve llevando sus máquinas a unos ángulos de inclinación casi imposibles, en alturas donde hay que tener nervios de acero y fortaleza mental.

Fuente: boyaca7dias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.