Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico

El 3 de julio se celebra Día Internacional libre de bolsas de plástico, con un objetivo claro: reducir las bolsas de plástico de un solo uso y fomentar su consumo responsable. En el día a día, las bolsas de plástico se han convertido en uno de los objetos más cotidianos y también uno de los más perjudiciales para el medio ambiente.

El 3 de julio de cada año se celebra el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, un día que hace años podría haber desaparecido del calendario. Solo es necesario que los políticos se tomen en serio el tema y legislarlo en la dirección correcta para su total eliminación. Sin embargo, este desinterés y complacencia con la industria del plástico nos ha puesto frente a un gravísimo problema de contaminación mundial.

Algunos países, como Francia e Italia ya han prohibido la producción de bolsas de plástico y han reducido notablemente su consumo. Otros países como Reino Unido, Portugal y Suecia han optado por aplicar impuestos sobre el uso de las bolsas, y en otros países como Finlandia o Alemania los establecimientos han implementado acuerdos voluntarios. En Colombia El Gobierno Nacional estableció el impuesto a la bolsa plástica en julio de 2017 y desde entonces ha venido aumentando, a nivel regional en muchos municipios de Boyacá se han llevado acabo diversas actividades para fomentar el uso de alternativos como lo son las bolsas en tela, los canastos, bolsas biodegradables entre otros; para así poner su granito de arena ante esta problemática, a pesar de estos y otros esfuerzos falta mucho mas para poder concientizarnos ante este tema que nos afecta a nivel mundial.

Las bolsas de plástico tardan más de 500 años en descomponerse. Se estima que cada persona gasta una media de unas 230 ( y mas) bolsas de plástico al año, lo que representa más de 500 billones de bolsas de plástico en el mundo. Al no ser reciclables, las bolsas quedan en el planeta perjudicando a todos los seres vivos. A esta situación viene a sumarse la pandemia de la COVID-19, la cual ha sido aprovechada por la industria del plástico, envasadores y supermercados para hacernos creer que es más seguro comprar productos en envases de usar y tirar. Y así, ha aumentado de nuevo el consumo de plástico.

Dejar el planeta libre de bolsas de plástico requiere la implicación de todos los sectores de la sociedad, desde los gobiernos hasta el consumidor final. Realmente vale la pena intentarlo porque todo el planeta saldrá beneficiado, se evitará la contaminación de mares y océanos, la pérdida de recursos naturales y la desaparición de ecosistemas muy valiosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.