Capitana dice que la sacaron de la Policía por denunciar acoso sexual

En tiempo récord la investigaron, a la capitana de la Policía en Boyacá la destituyeron e inhabilitaron por 12 años.

La historia se remonta al año 2017 cuando Francy Lindsay Lozano Gómez es trasladada al departamento de Policía en Boyacá para un curso de ascenso de teniente a capitán en la Sijin. En ese momento el comandante de la policía en el departamento era el coronel Juan Darío Rodríguez quien empezó a mostrar un inconformismo, una molestia con su trabajo.

Casi dos meses después de su llegada le dijo que tenía problemas de adaptación a la unidad, la citó a su despacho y le advirtió que era necesario hacerle una retroalimentación de su trabajo. “Siento que usted no se ha adaptado a la unidad, no ha generado un buen engranaje en la unidad”, le dijo. 

Empezaron a generarse comentarios sobre mi cuerpo, se refería de manera soez a mi cola me invitaba a montar bicicleta y me decía, que “daría lo que fuera por ver verme la licra para verme el culo forrado”.

Entre septiembre y octubre de 2017 le dijo que le iba a solicitar el traslado porque no se ha adaptado a la unidad, ella le dijo que está haciendo su trabajo y él le responde: “Usted sabe que el otro año me llaman para general soy familiar de mi general Nieto, compórtese como una capitán”.

Lo que pasó en el 2018 cambiaría la historia de la capitán en la policía. Durante una formación y en la que se estaban socializando las actividades que se harían para la carrera 10 k que tiene como finalidad buscar recursos para apoyar obras sociales y se designan responsabilidades.

Delante de todos los oficiales el coronel Rodríguez dijo: “La capitán Francy con el teniente Montoya van a ir a un acercamiento a la dueña de Cementos Patriotas” y él sonrió como de una manera burlesca, recuerda, y continúa el comandante, “ya que Francy es voluptuosa y tiene ese culo grande pues que vaya y le coquetea a esa señora que es lesbiana…”. Yo me sentí completamente burlada, irrespetada, recordó entre lágrimas.

Ese comentario fue la gota que derramó la copa y justo el momento en que su vida cambió, pero para mal. Ella decidió recurrir al conducto regular en la institución con el fin de buscar una solución a su problema. Se dirigió a la inspección de la policía para denunciar el 16 de julio de 2018 por Acoso Sexual, Acoso Laboral y Maltrato al subalterno, al coronel Juan Darío Rodríguez Martínez comandante de la Policía en Boyacá

«Que pare el acoso»

La atiende el subdirector de la Dijin y califica los hechos como muy graves, dice que va a hacer todo lo posible para que el caso llegue a la inspección, luego en Bogotá muestra las pruebas del acoso del coronel y le preguntan cuál era su propósito con la denuncia. Ella responde, “que pare el acoso, no busco ninguna otra posibilidad, sino que pare el acoso, yo quiero mi institución, yo no generalizo”.

Me dice la persona que me recibe la denuncia que, “si voy a ir a medios”, ella le dice que, “no porque no veo la necesidad de enlodar el nombre de la Policía Nacional por la conducta de una persona”.

El primero de noviembre de 2018 la citan a un comité de convivencia laboral y ya para entonces había sido trasladado al coronel Rodríguez. Ella suscribe un acta de conciliación con el fin de no tener problemas en su carrera y en su vida institucional.

Una vez terminada la audiencia el coronel Juan Darío Rodríguez Martínez hace una llamada a la Regional de la Policía Número 1 de investigación criminal aduciendo que, “a esa señora Capitán hay que buscarle la salida” y así fue.

Pasada solo una semana de la conciliación sorpresivamente publican el traslado a la metropolitana de Barranquilla y la desvinculación del servicio de investigación criminal de la capitán Lozano por lo que pierde las funciones de Policía Judicial.

El primero de noviembre del año 2018 una vez enterada de la situación acude al despacho del general Jorge Luis Vargas Valencia, director del servicio de investigación criminal que manifiesta que el motivo de la desvinculación y el traslado obedece al bajo rendimiento de la seccional de investigación criminal de Boyacá por lo que ella manifiesta que no es la jefe de la seccional en el departamento a lo que el general responde que desconocía la situación y ordena a la dirección de talento humano que sea derogada la publicación de la orden de servicio N 1-205 del primero de noviembre del 2018 y se realiza el traslado de la capitán a la Policía Metropolitana de Tunja.

Pasaron tres meses y no se cumplió la orden del director, escribe al nuevo director del servicio de investigación criminal a quien no le interesó mucho el caso.

Fue entonces cuando se comunica con el responsable de seguimiento psicosocial de la Sijin para advertir que además del acoso sexual y laboral del que ha sido víctima ahora le tienen abiertas varias investigaciones.

La capitán Lozano estuvo 9 meses sin funciones, de ser oficial de la policía la mandaron a archivar. La situación la llevó a tal nivel de presión y desesperación al no encontrar apoyo de la Institución que en junio de 2019 se le tiró a un carro en Bogotá.

Ella ya no quería vivir en medio de esta situación a pesar de que tiene una hija que tuvo que estar al cuidado de sus padres pues ella no quería que la niña viviera la situación por la que estaba atravesando fue recluido en el centro la atendieron en el centro de rehabilitación una psiquiatra la atendió en el centro de rehabilitación integral de Boyacá que es un hospital psiquiátrico con el deseo de poder dar continuidad a su vida y alejarse de todo lo que le hiciera recordar esos eventos tan dolorosos.

El 2 de abril del 2019 solicitó la desvinculación de la dirección de investigación criminal e Interpol, quería seguir en la institución, pero en otra especialidad. En agosto de 2019 conoce una abogada y le dice que interponga una tutela que fallan a su favor y ordenan que no la trasladen a Barranquilla, mientras tanto le abren otra investigación con el número de identidad cambiado por aportar datos inexactos. 

Fallan el 24 de febrero de 2020 en primera instancia con destitución y una inhabilidad por 12 años, ella informó a la Procuraduría, a la Policía de todas estas irregularidades, pero no pasó nada le confirman en tiempo récord la destitución y la inhabilidad.

El acto administrativo sale el 22 de octubre de 2021 y el 14 de diciembre de 2021 mediante resolución número 5790 el ministro de Defensa, Diego Molano ejecuta la sanción impuesta en el fallo disciplinario.

Luego de permanecer 13 años en la policía, obtener reconocimientos por su trabajo y recibir la medalla al valor de manos del general Jorge Luis Vargas, la capitán Francy Lindsay Lozano Gómez fue destituida e inhabilitada por 12 años después de denunciar a su superior, el coronel, Juan Darío Rodríguez por Acoso Sexual, Acoso Laboral y Maltrato al Subalterno. Su denuncia nunca prosperó, pero la investigación disciplinaria con múltiples irregularidades sí.

Fuente caracol radio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.