Así nació el primer balón oficial de fútbol en Colombia: todo inició en Monguí, Boyacá

Doris Carreño, representante del Consejo Provincial y guía turística de la provincia de Sugamuxi, ubicada en Boyacá, se emociona contándole al visitante que Monguí es el municipio donde “las mujeres trabajan en pelotas”.

Ella habla sobre la fabricación de pelotas o balones, actividad económica que llegó a esta población de Boyacá en los años 30. Por eso, muchos de sus habitantes se dedicaron a aprender a hacer balones y las mujeres: “Venga pues, papá, vamos hacer esos balones”.

Hoy, Monguí se consolida con la economía agrícola y la manufactura del balón. Según cuentas del Consejo Provincial de Sugamuxi, hay alrededor de 20 talleres, donde jóvenes desde la escuela aprenden el arte de coser y pegar los balones.

El medio La Patria visitó el museo, que es al mismo tiempo almacén y fábrica de balones, está ubicado en la plaza principal y se lee la historia del balón en Colombia:

“En 1932, Froilán Ladino Agudelo presta el servicio militar en la frontera entre Colombia y Perú, en un viaje a Manaos, Brasil, en una cárcel vio como se cosía el balón de cuero vacuno, consiguió una plantilla de un balón y en 1934 regresa a su pueblo natal, Monguí. Se da a la tarea de curtir cuero en la vereda de Reginaldo, conseguir vejigas para inflar el balón, elaborar la herramienta como tablas, maniguetas, moldes y enseña a 12 personas a coser, quienes son apodados los doce apóstoles, en 1938 se registra el primer balón marca libertad ante el Ministerio de Economía, en los años 70 fue galardonada como la mejor pequeña industria de Boyacá”.

La fábrica está a cargo de un hijo de Froilán. Explica que su papá le dejó legado de la industria del balón con troqueles, troqueladora, moldes de aluminio para baloncesto y fútbol, neumático en caucho y un curtiembre de pieles especial para balón.

El dato

Monguí se ganó el premio al pueblo más bello de Boyacá y es de los pueblos patrimonio de Colombia. Hace parte de los 13 municipios de la provincia de Sugamuxi, con sus calles empedradas y una arquitectura colonial española del siglo XVI hoy le apunta al turismo sostenible.

Fuente Pulzo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.